aguayclima.com

 

 
OFERTA DEL AGUA EN CENTROAMÉRICA
Max Campos -Oscar Lucke
 

La percepción de los habitantes Centroamericanos sobre el tema del agua ha estado normalmente influenciada por la posición del Istmo en el cinturón tropical y la ocurrencia de persistentes lluvias durante casi nueve meses del año.

A pesar de que mucho de esto es cierto, también es importante reconocer que no todo lo que llueve sobre Centroamérica es aprovechable y no todos los lugares de la región reciben la misma cantidad. Si a esto le agregamos que un porcentaje muy grande del agua aprovechable no posee una calidad adecuada para consumo humano, ni siquiera para algunas aplicaciones sectoriales especializadas, podemos concluir que el Istmo Centroamericano vive, con respecto a sus recursos hídricos, en un frágil equilibrio que requiere de acciones inmediatas.

El capital hídrico de la mayoría de los países que conforman la región es superior al de muchos países económicamente más desarrollados

En el caso de países como Belice y Panamá, su potencial hídrico es solamente superado por algunos países del Sub Sahara Africano; es decir que desde el punto de vista de los recursos hídricos per cápita Centroamérica es realmente una potencia mundial.

Aparentemente, no se justificaría entonces que en la región se hable de problemas de oferta de agua, sobre todo cuando se observa a simple vista la exuberante riqueza biológica de Centroamérica, la cual es en gran medida, una respuesta a su abundancia hídrica.

Una población Centroamericana, aproximada a los 35 millones de habitantes, creciendo a una tasa promedio del 2.4%, produce un incremento sostenido en la demanda de recursos hídricos y sus servicios asociados, por ejemplo: hidroelectricidad, agua potable para servicio doméstico y turismo, riego para producción de alimentos, entre otros.

En la región existen diferencias importantes entre las economías de los países, figura 2. Estas economías continúan dependiendo de su sector agrícola (figura 3), el cual es muy vulnerable a los factores climáticos, o sea que aún siguen dependiendo de las variaciones en la oferta del agua (clima) y de su distribución temporal y espacial.

La vulnerabilidad del sector agrícola es aún mayor cuando no existe la infraestructura necesaria para adaptarse a condiciones extremas en la oferta, como por ejemplo la sequía. En la figura 3 se observa que la inversión en obra hidráulica para riego es muy limitada en la mayoría de los países, esto hace que ante eventos climáticos de regular magnitud las implicaciones puedan alcanzar catástrofes de seguridad alimentaria.

Hoy día se presentan una gran cantidad de ejemplos que muestran como la demanda del agua está gobernada por usos sectoriales con fines básicamente económicos y con poca o ninguna consideración ambiental.

Del lado de la oferta del agua también se pueden numerar factores que complican aún más el panorama de los recursos hídricos en la región. Como se ha mencionado anteriormente, la oferta del agua depende de un clima sujeto a variaciones por aspectos naturales (variabilidad climática) o antropogénicas (cambio climático). Las condiciones normales de oferta del agua para el caso Centroamericano son básicamente parte de la estadística; se podría decir que la oferta del agua regional se encuentra, en la mayoría de los casos, oscilando entre sus extremos.

Estos extremos hacen que el Istmo posea una vulnerabilidad hídrica acumulada. De acuerdo con estadísticas del período 1960-1998, la región Centroamericana ha perdido cerca de 30.000 millones de dólares solamente debido a fenómenos de origen hidrometeorológico (sequías, inundaciones, deslizamientos) de magnitud regional, o sea que impactan a más de dos países simultáneamente. Los frentes fríos, la zona de convergencia intertropical, las ondas en los vientos alisios y los ciclones tropicales son algunos de los fenómenos más frecuentes.

En un plazo mayor de tiempo, el efecto del fenómeno de El Niño es una (no es la única) de las principales causas de sequía en el pacífico Centroamericano. En un plazo aún más largo, y sustentado en estudios nacionales sobre proyecciones climáticas con horizontes de tiempo del 2010, 2030, 2050, 2070 y 2100, parece ser que a futuro, el panorama para el Istmo en cuanto a la oferta variable del agua no es muy prometedor. Estos estudios indican que la temperatura promedio en la región podría aumentar en hasta 3 C para el año 2100 y la precipitación a lo largo de la vertiente del Pacífico Centroamericano sería hasta un 35% menos de la lluvia actual .

Si la oferta del agua va a sufrir estos efectos es necesario desarrollar una cultura de conservación y uso eficiente, particularmente a lo largo de las fuentes de agua que se encuentran a lo largo de la vertiente del Caribe, donde las de mayor dimensión son cuencas transfronterizas.

El Istmo cuenta con 120 cuencas principales, 23 de ellas cuencas transfronterizas, aproximadamente el 10.7% de todas las cuencas transfronterizas del mundo. Estas cuencas comprenden el 40 % del territorio regional, o sea 191.500 km2, una dimensión mayor que cualquier país Centroamericano .

La problemática del agua cuenta hoy día con la posibilidad de buscar soluciones a través de la voluntad política del más alto nivel regional expresada por los Presidentes Centroamericanos durante su XX Cumbre . Durante esta reunión se acordó, como parte del proceso de transformación del Istmo Centroamericano, desarrollar una agenda para la competitividad regional dentro del un marco de desarrollo sostenible el cual incluya: el mejoramiento de los recursos humanos, la efectividad de las instituciones, la infraestructura adecuada y el progreso científico y tecnológico. El acuerdo de los Presidentes adopta un marco estratégico para la reducción de los desastres naturales en el Istmo Centroamericano como parte del proceso de transformación y desarrollo sostenible para la región en el nuevo milenio.

Este marco estratégico establece: la reducción de la vulnerabilidad mejorando los sistemas de monitoreo y la observación sistemática, así como mediante el desarrollo de herramientas básicas: mapas, índices, etc., que nos permita conocer la vulnerabilidad real.

También el marco estratégico aprueba el Plan Centroamericano del Agua (PACADIRH) el cual contribuye a la conservación y al manejo integrado de los recursos hídricos, y finalmente, el marco estratégico también trata la problemática asociada con el control de los incendios forestales.

El objetivo del PACADIRH es promover el desarrollo de los recursos hídricos sobre la base del uso racional y sostenido. El Plan está inspirado en los principios emanados de las principales conferencias internaciones sobre el tema y es un producto de amplia participación y consenso regional. El PACADIRH no pretende desarrollar acciones nacionales sino complementar las acciones que en este ámbito llevan a cabo los países y que son de valor para todo el Istmo.

Se concluye que la oferta del agua en Centroamérica es variable, presentándose diferencias espaciales y temporales importantes que pueden conducir a situaciones de desastre.

Las dimensiones de los fenómenos hidrometeorológicos que afectan el istmo son de mayores a las de cualquiera de sus países, es por esto que la solución de los problemas ocasionados por estas variaciones en la oferta del agua debe tener también un carácter regional.

El Istmo Centroamericano necesita mejorar su conocimiento sobre el recurso hídrico en todos sus aspectos. Es necesario desarrollar una cultura del agua que se sustente en valoraciones reales y en la mejor información científica.

Es necesario desarrollar acciones que le permitan a los medios de comunicación obtener informaciones precisas y objetivas sobre la problemática del agua en el Istmo. Asimismo, es necesario que los comunicadores participen activamente en la solución de los problemas del agua en la región.

A pesar de que existe una voluntad política del más alto nivel para la transformación de Centroamérica, debe también existir una amplia participación de todos los sectores no gubernamentales en este proceso.

Max Campos, Secretario Ejecutivo Comité Regional Recursos Hidráulicos (CRRH)
Oscar Lucke, Director Proyectos Recursos Hídricos CRRH.
CRRH como Secretaría Grupo Consultivo del Agua / Sistema de la Integración Centroamericana (SICA).
Comunicaciones Nacionales al UNFCCC y Tercer Reporte de Evaluación de
Impactos del Cambio Climático (IPCC,2000).
Escenario pesimista donde los acuerdos globales de reducción de emisiones
de gases de efecto invernadero no se cumplen.
Funpadem.
XX Cumbre de Presidentes, Guatemala, 1998.